LA NIÑA DE LA ESCALERA

LA NIÑA DE LA ESCALERA

(Anécdota real)

 

Esta anécdota tendrá para muchos una explicación racional, pero para mí es muy extraña, sobre todo por algún detalle que no encaja.

Belén tendría unos veinte años cuando vivió una de las pesadillas peores que te puedan ocurrir. Su hermana le propuso una tarde que se quedara con su hija, de tan solo cuatro años, porque ella tenía que hacer unas gestiones. Hacía una tarde soleada y agradable para pasear, y la niña necesitaba salir a jugar al parque. Preparó la mochilita con los juguetes y la merienda y se dispuso a salir a la calle. Abrió la puerta, y se giró para cerrar con llave. La pequeña salió antes que ella. De repente escuchó un fuerte golpe, cuando miró a ver qué había pasado, pudo comprobar con horror que su sobrina se había deslizado entre las barras de la barandilla y se había precipitado al vacío desde un cuarto piso. Allí abajo yacía la pequeña en medio de un charco de sangre.

Lo siguiente que le ocurrió fue que abrió los ojos y había un foco de luz encima de ella. Miró a su alrededor, y se percató de que estaba en un hospital, y ella estaba tumbada. Lo primero que vio fue la cara de su madre, que le sonreía y la acariciaba suavemente para reconfortarla. Sin embargo, lo que le hizo incorporarse rápidamente, a pesar de lo mareada que se encontraba, fue ver a su sobrina corriendo por la habitación, jugando alegremente, y sin un solo rasguño. Su corazón se aceleró, incluso aunque se temía que quizás estuviese muerta, pero le compensaba ver a la niña sana y feliz.

Lo primero que hizo Belén, en cuanto se encontraba algo menos desorientada, fue preguntar cómo era posible que su sobrina no hubiese sufrido ningún daño cayéndose desde un cuarto piso. Ella misma la había visto en el suelo totalmente ensangrentada. Sin embargo, todos la miraron con extrañeza. La versión que le contaron fue totalmente diferente. Fue ella quien se había desmayado, y quizás había tenido esa pesadilla durante su desmayo. Probablemente había escuchado un fuerte golpe, y al perder de vista a su sobrina durante unos segundos sufrió un ataque de ansiedad que provocó su desmayo.

Sin embargo, hay un detalle que convierte esta historia en algo diferente, o tal vez no. El hecho es que estando un día en el parque con su hermana y su sobrina, la pequeña les contó algo desconcertante:

-El día que me caí por la escalera, un angelito me agarró cuando ya estaba en el suelo y me subió volando, él quitó la sangre y me dio un beso.

Quizás la versión oficial de la historia es la válida, y la imaginación de la niña hizo el resto, pero en ningún momento ella había escuchado que se había caído por las escaleras. Además hubo un pequeño detalle respecto a la sangre. La portera encontró una pequeña cantidad de sangre en el suelo, pero aseguró que era algo mínimo, y que no le costó trabajo limpiarla. Me pregunto si se trató de una comunicación telepática, y de la cual la pequeña extrajo sus conclusiones. Sin embargo, tengo la sensación de que allí pasó algo, y que el desmayo de Belén fue debido al shock de lo que acababa de vivir. ¿Qué crees tú que pasó realmente?. Yo no tengo respuestas.

 

“Familiarízate con los ángeles y contémplalos con frecuencia en el espíritu; ya que, sin ser vistos, están presentes a tu lado”

San Francisco de Sales

 

FIN

Imagen: óleo del pintor Bouguerau (1890) titulada “L`Amour et Psyché, enfants”, popularmente conocida como: “El primer beso”


2 respuestas a “LA NIÑA DE LA ESCALERA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s